PRESENTACIÓN:

Me llamo José Fco. Cervera. Soy logopeda y me gusta mi profesión. La he disfrutado y lo sigo haciendo. Quiero dejar escritos algunos de los recuerdos de estos años y las anécdotas y experiencias que me cuentan otros colegas sobre nuestra profesión: la logopedia.

Puedes localizarme en la Clínica Universitaria de la Universidad Católica de Valencia, en la calle Guillém de Castro 46; 46001 Valencia. 963920624 ó 963637412, ext. 71100. Allí, junto a mis compañeros, atiendo a pacientes con trastornos del lenguaje, el habla y la voz.

La mejor forma de ponerte en contacto conmigo: josefran.cervera@ucv.es

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

¿HABLARÁ MI HIJO?

Cuando cumplió 18 meses la madre decidió consultar con el pediatra. ¡Decididamente el niño no hablaba nada! Con un criterio meramente estadístico, el médico tranquilizó a la madre: “ya tendrá tiempo usted de decirle que se calle”.
En el segundo cumpleaños ella seguía preocupada. El niño decía pocas palabras, siempre aisladas e ininteligibles salvo para los más allegados. El padre parecía quitarle importancia: al fin y al cabo el niño estaba sano, alegre, se movía, entendía todo y daba muestras de ser muy listo. La madre estaba de acuerdo, pero tenía sus dudas acerca de la comprensión del lenguaje por parte del niño. Había comprobado que era muy escasa cuando las circunstancias no favorecían que el niño supiera de qué estaban hablando.
A los dos años y medio se empeñó en consultar con alguien: su hijo seguía sin decir más de veinte palabras que solo ellos entendían. Preguntó a la profesora de la escuela infantil. Le explicaron que había muchas diferencias de desarrollo a esa edad. Le aconsejaron esperar un poco más antes de consultar con un especialista. Dos meses más tarde, cuando conocieron a los compañeros de Rubén, cundió el pánico. La madre comprobó horrorizada que muchos niños de tres años son perfectamente capaces de mantener una conversación. Las niñas todavía son más precoces. Sin embargo, su hijo sólo emitía alguna “casi-palabra” y ella seguía sin estar segura acerca de su comprensión.

La historia que acabamos de leer es real y es un ejemplo prototípico de lo que ocurre con unos niños que, hasta hace unos años, llamábamos disfásicos. La tendencia actual es denominarlos niños con “trastorno específico del desarrollo del lenguaje”, o de forma abreviada, niños con T.E.L.
Hacia los tres años, un logopeda y una psicóloga especializada en niños con trastornos evolutivos y del lenguaje, pudieron determinar que Rubén presentaba un problema específico para adquirir la lengua materna, sin detrimento de otras facultades intelectuales, sensoriales o motoras.
Se trata de un trastorno con una prevalencia muy importante, estimada entre un dos y un cinco por ciento de la población. La mayoría de los niños con TEL no presentan alteraciones comportamentales graves o trastornos sociales. Las manifestaciones principales se limitan a la adquisición del lenguaje. Probablemente algunos aspectos cognitivos, como la memoria de trabajo o ciertas capacidades sutiles de percepción auditiva, estén implicados en el trastorno, sobrepasando estrictamente lo lingüístico.

Utilizamos el término “adquisición” del lenguaje y no “aprendizaje”, para expresar que, mediante un proceso natural, guiado por el desarrollo biológico, los seres humanos somos capaces de apoderarnos en un tiempo record de nuestra lengua materna, con un mínimo de interacción social y lingüística. Durante unos años, cualquier niño normal puede aprender una o varias lenguas sin aparente esfuerzo. Esa tendencia, o “instinto” para el lenguaje, decrece sensiblemente a partir de los seis años y parece ser inactiva a partir de la pubertad –aunque siempre sea posible un “aprendizaje” de las segundas lenguas de manera más formal.

Algo falla en la maquinaria biológica y cognitiva de los niños con TEL. Hoy sabemos que, al menos un gen –el FoxPII- está implicado en el proceso natural, y su mutación produce algunas de las alteraciones del desarrollo del lenguaje que estamos describiendo.

Los expertos diagnosticaron a Rubén un trastorno específico del lenguaje. Comenzaron a trabajar con él, y unos meses después pudieron definir el subtipo de este trastorno. Se trataba de un “déficit fonológico-sintáctico”. Este es el subtipo más frecuente entre los niños con TEL. Afecta la capacidad de organizar las secuencias de sonidos que forman las palabras, y también la capacidad de combinar palabras entre sí para formar oraciones. La madre de Rubén era una buena observadora: la comprensión, en este subtipo, es mucho mejor que la expresión, pero no es muy buena cuando no está apoyada por el contexto. Es lo que denominamos un fallo de “comprensión literal” frente a la “comprensión pragmática o contextual”, que no está tan afectada en este subtipo del trastorno.

Los niños con TEL evolucionan lentamente. Los tratamientos logopédicos son efectivos, pero las dificultades durarán más allá de los seis años. Probablemente, a esa edad, estos niños pueden tener una capacidad de comunicación oral relativamente eficaz para en lo cotidiano; pero sus escasas habilidades lingüísticas los delatan en cualquier entorno un poco más exigente. No es extraño que sigan necesitando apoyo educativo e intervención logopédica hasta los doce o catorce años. El trastorno también afecta al aprendizaje de la lengua escrita y, con ello, al rendimiento escolar.

A los 5 años Rubén hablaba con una jerga imposible de descifrar. Casi todos los sonidos eran “ch”. A los 6 años se produjo una notable mejoría pero todavía era incomprensible para un oído no acostumbrado. A esa edad, sus frases parecían sacadas de una vieja película de indios: lo llamamos agramatismo o “lenguaje telegráfico”. A los nueve años intentábamos que comprendiera las sutilezas del lenguaje: “no es lo mismo si te preguntan “quién muerde” que “a quién muerde”. Luego vinieron los enunciados de los problemas de matemáticas y la comprensión de textos largos. Afortunadamente Rubén es inteligente, centrado emocionalmente y vive en una familia que le apoyó todo lo necesario. Ha completado unos estudios de electrónica y ahora es un buen técnico. Le siguen costando las palabras difíciles y no es muy bueno redactando. No todos los niños con TEL pueden compensar sus dificultades de forma tan satisfactoria con estas cualidades y circunstancias.
El impacto del TEL es muy importante en la historia de los muchachos que lo padecen, en sus familias y también en la escuela, que debe proporcionar apoyos educativos eficaces.

No todos los subtipos de TEL cursan de la misma manera. Además, su evolución puede ser mucho más complicada si el trastorno está acompañado por otros factores biológicos –deficiencia sensorial, bajo peso en el nacimiento, deficiencia motórica, etc.- o factores cognitivos, como las dificultades intelectuales, atencionales o de memoria.

6 comentarios:

Kirapollito dijo...

Yo no conseguí tener una conversación normal hasta los 6 años y desde los 4 me tenían que ayudar a pronunciar la R, me pregunto si eso me puede afectar a la aprendizaje de otros idiomas, no comprendo porque en comparación con otros compañeros de clase haciendo las actividades siempre he ido más retrasada con ellos.

Anónimo dijo...

Thank you for sharing your thoughts. I really appreciate your efforts and
I will be waiting for your further write ups thanks once
again.

Here is my blog - pizza games

Anónimo dijo...

Asking questions are in fact good thing if you are not understanding anything totally, but this article provides good understanding
yet.

My web site: food games

Anónimo dijo...

Wow, this piece of writing is fastidious, my sister is analyzing such
things, thus I am going to convey her.

my page cooking games

Anónimo dijo...

You made some decent points there. I checked on the net to learn more about
the issue and found most individuals will go along with your views on this site.


Also visit my homepage loliyas

Scire Formacion dijo...

Soy Belén, directora de Scire Formación, centro de formación de profesionales del ámbito educativo y sanitario, nos ponemos en contacto con su blog para informarles sobre el curso que vamos a realizar sobre TEL , impartido por Elvira Mendoza, que tendrá lugar en Valencia los días 15 y 16 de Junio, le adjunto el link para que pueda hacer difusión si lo considera oportuno.
www.scireformacion.com/pdf/TEL.pdf
www.scireformacion.com
Un saludo,
Belén Puerto
Directora Scire Formación